Actualidad

Loading...

martes, 27 de enero de 2015

Auto Defensa, Gran Ayuda.



Muchos intelectuales y pensadores de toda clase, opinan que los libros de auto-ayuda son una literatura menor escrita por mercachifles, chantas, algo que leen quienes no se animan a consultar a un psicólogo, mirar telenovelas, participar de las nuevas iglesias de dios, estudiar con detalle los problemas astronómicos, psicoanalizarse para atravesar el fantasma o sufrir como sufre la gente o hallar el sentido de la vida, triunfar de alguna forma (Winner) u obtener de una vez por todas los cinco minutos de fama que todos merecemos en esta perra vida and so on, and on

Dice Rodrigué en “La Respuesta de Heraclito”: ...“Este es un borrador de un libro de autoayuda. La autoayuda está mal vista, no sé bien por qué, o sí sé bien por qué: la gente no toma muy en serio el-adelgace-en-15-días (no lo toman en serio, pero vender, vende);  un psicoanalista escribiendo libros de autoayuda puede ser un quemo, poco respetable. 
Yo soy médico y cambiando de tema tengo que confesar que el psicoanálisis siempre me dejó frustrado ante la magra cosecha que nuestras ayudas prestan…”

Pero la verdad es que los sujetos y sujetas hacen todas las cosas antes mencionadas, y muchísimas otras más (trabajocolismo, televisión compulsiva, cultos diversos, adicciones varias, religiones orientales, versiones edulcoradas de la vida que poco tienen que ver con la realidad, variaciones sexuales, mirar películas pornográficas y un millón de etcéteras incontables) que no figuran ni de lejos en las teorías académicas convencionales ni figurarán jamás en el DSMX.

El arte de vivir no se enseña en sitio alguno, no se aprende en ninguno de los circuitos tradicionales ni los más extraños o sofisticados, exceptuando, quizás, al Budismo Zen, tampoco. 
El arte de vivir es muy difícil y criticar a los que perdieron en el casino de la vida, es muy fácil = Descalificarlos. Una especie de xenofobia intelectual, típica los que utilizan sus títulos universitarios y CV como Marca Registrada de posesión.  Fashion ¿no?...

No hay una escasez de materiales de lectura. Lo que ocurre todos los días en el ámbito secular es que siempre que uno sepa leer, claro está -porque hay miles de millones de habitantes de la tierra que no saben leer bien- puede acudir a algunos materiales básicos que les permitan comprender un poco, el mundo en que vivimos.

La mayoría de las personas de carne y hueso no saben qué cosa es el estructuralismo, existencialismo, multiculturalismo o quiénes son o han sido Jacques Lacan, Vivianne Forrester, Jurgen Habermas, Noam Chomsky, Slavoj Zizek, Zygmunt Barman o el nombre de sus gobernantes o ministros actuales.  
Desconocen casi por completo al "mundo central" de la ciencia, literatura y la poesía.

Ignoran por qué deberían leer tamaña enciclopedia para comprender lo que les ocurre en su vida diaria. Suerte que tampoco es necesario que lo hagan.

Sin ofender a nadie, quiera Dios, Enrique Santos Discepolo, escribió hace más de 70 años un tango que resume la idea general, bastante bien:

1935
Letra y Música: Enrique Santos Discépolo.

CAMBALACHE

Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé;
En el quinientos seis y en el dos mil también;
Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafaos,
Contentos y amargaos, valores y dublés,
pero que el siglo veinte es un despliegue de Malta insolente
Ya no hay quién lo niegue; vivimos revolcaos en un merengue
Y en un mismo lodo todos manoseaos.

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor,
Ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador.
Todo es igual; nada es mejor;
Lo mismo un burro que un gran profesor.
No hay aplazaos ni escalafón; los inmorales nos han igualao.
Si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición,
Da lo mismo que sea cura, colchonero, rey de bastos,caradura o polizón.

... Igual que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches se ha mezclao la vida, y herida por un sable sin remaches ves llorar la Biblia contra un calefón.

Siglo veinte, cambalache problemático y febril; el que no llora, no mama,y el que no afana es un Gil. Dale no más, dale que va, que allá en el horno nos vamo a encontrar. No pienses más, echate a un lao, que a nadie importa si naciste honrao. Que es lo mismo el que labura noche y día como un buey que el que vive de los otros, que el que mata o el que cura o está fuera de la ley....

Puede argumentarse que esa letra favorece el conformismo, el individualismo, el pesimismo, la falta de compromiso. Se puede argumentar lo que se quiera... ¡espero!

Si esta expresión poética no tuviera importancia alguna, no hubiera sido prohibida o "cajoneada" por diversos gobiernos.

Como no podemos ser todos universitarios, académicos, arquitectos ni abarcar la infinita complejidad del sentido de la vida ni de los tiempos que corren, defiendo el derecho a que cada uno se defienda como mejor pueda.

Los peces, infinitamente sabios, saben perfectamente que como su medio es el agua, deben nadar y vivir dentro de ella si desean sobrevivir. 
Nadie en absoluto podrá explicarles los beneficios del aire puro de vivir en las sierras.

Por este mismo motivo puede comprenderse que los ciudadanos comunes y corrientes tengan una sana Alergia hacia todo lo que no logran comprender del todo bien.
La repulsa generalizada hacia los poderosos, políticos, intelectuales, profesores, monjes, y todo tipo de "bajadores de línea" es bastante comprensible... desde la experiencia personal de sus vidas.

"Lo obvio" es... que no hay nada obvio en este mundo.

Que hay 7.000 millones de opiniones diferentes sobre las cosas, según sea uno piedra o escaparate (vidriera). O según como le vaya a cada uno en la feria (mercado) y en dónde y cómo haya nacido (Azar puro)

Por eso la gran ventaja de los libros de auto-ayuda es que son escritos básicamente, para que puedan ser leídos y comprendidos por todos. Claro que los mercaderes que los escriben lucran y se llenan de plata, dinero, para decirlo más fácil. Pero algo le deben brindar a los sujetos, para que se vendan millones y millones de esos libros. Practicidad tipo "herramienta" (Formato amigable)... tal vez...

 En la era de la comunicación y del Internet ya es hora que los que producen las ideas renovadoras y didácticas, también se molesten en lograr un estilo al que puedan acceder todas las personas que saben leer medianamente.

Para que esas bellas torres de marfil sirvan para algo, para que la soberbia de los tahúres del conocimiento, de los suertudos de la vida también les sirva a los otros.

No espero que las irritantes diferencias de títulos y honores se terminen. Ni la Revolución Francesa pudo acabar con eso. No ocurrirá por ahora.
 
Aunque se asemeje a una crítica antipática solo es un parecer, mi opinión personal.


sábado, 24 de enero de 2015

Los oráculos también se equivocan.



por Sandra Auladell

“El futuro llegó hace rato…el futuro ya llegó”
(Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota)

Futuro. Porvenir. ¿Destino?  Desde la etimología, futuro equivale a “lo que ha de ser”.  Es a partir de esta idea que nos anuncian las publicidades de cursos y carreras: “Pensá en tu futuro…”, o directamente “La Universidad del Futuro” nos invita a elegirlos. Parecen  coincidir en que el slogan perfecto no debe dejar de lado esa incógnita sobre lo que vendrá  y ante la cual ofrecen la mejor solución.
Hace poco recibo un mail sobre la presentación de un libro: “Pasaje al futuro”. El tema parece perseguirme…leo la sinopsis de contratapa y encuentro estas palabras: “La aceleración del avance tecnológico nos ubica hoy en un punto bisagra de la historia de la humanidad; generando, en pocos años, una transformación mucho más profunda que la producida en los últimos cinco milenios. No existe una sola actividad humana que no vaya a verse alterada por las innovaciones que ya se están desarrollando. .. El desafío de adaptación que enfrentaremos será enorme e impactará directamente en las decisiones cotidianas. En este escenario: ¿Qué tipo de educación darle a nuestros hijos? ¿Tendrá sentido escoger una carrera universitaria? ¿Cómo prepararnos y preparar a nuestras organizaciones para el mundo que viene? Entender la dinámica de los cambios resulta imprescindible para tomar a tiempo las mejores decisiones que moldeen nuestro mañana. Pasaje al futuro es una invitación a entender mejor el presente y a imaginar el porvenir”
El texto me paraliza, ante tanto cambio ¿podremos hacer algo? Tamaña tarea, la de  descifrar designios divinos, ahora,  de la Diosa Tecnología. No pude evitar recordar los oráculos míticos, esos que al ser consultados, daban cuenta de los hilos que las divinidades tejían y a los cuales mortales y semidioses no podrían escapar.  Como el más popular de los héroes mitológicos, ahí lo tenemos al pobrecito de Edipo, sin poder evitar su destino de incesto y parricidio.
Pero también me permito pensar en otras voces “oraculares” por así decirlo. En una reciente entrevista al creador de Netflix,  éste nos cuenta que en un principio ofreció su idea de una  plataforma de alquiler de películas para ver on line a la empresa Blockbuster.  Curiosa la respuesta, Blockbuster rechaza hacer negocios con el Sr. Netflix porque “no le ve futuro” a su propuesta. Sabemos hoy cual es el destino que cada empresa tuvo.
También escucho o leo, en distintos reportajes a figuras consagradas en algún arte, la pregunta de color acerca de ese primer maestro a los que mostraron su incipiente talento y les respondió tajantemente “No servís”, “Dedicate a otra cosa”, “No tenés futuro”. Casi siempre, el entrevistado puede rescatar que persistió en su dedicación y esfuerzo, más allá de este mensaje y de la frustración que le generó.
Por suerte, a vecespodemos desoír estos designios y no interpretarlos como infalibles. Lo más probable es que no sea el futuro en sí, sino cómo lo consideramos en este presente lo que le da distinta incidencia y valor. Cómo las palabras de una autoridad en la materia pueden condenar la voluntad de alguien y adquirir valor oracular, es algo que observamos a diarioen nuestros consultorios. Pero, sin ser Don Netflix o algún artista admirado, también encontramos a quienes llegan a sustraerse de estos destinos marcados para así poder ser.



jueves, 22 de enero de 2015

Extracto de La Era de las Adicciones-Addenda.



En la medicina y psicología modernas la adicción se considera una condición física y mental que consiste de cinco etapas: 1) Deseo imparable por alguna sustancia, actividad o relación humana 2) Uso compulsivo y frecuente de las anteriores 3) Necesidad de aumento de las dosis para lograr el mismo efecto (Tolerancia) 4) Síndrome de abstinencia o sintomática sufrida al no consumir el objeto adictivo 5) Problemas en varias áreas de sus vidas.
Se acepta como adicción cualquier actividad o consumo que el sujeto no pueda controlar que lo lleve a conductas compulsivas y perjudique diversas áreas de su vida –física, psicológica y/o social. 
Los objetos de la adicción no tienen porque ser drogas "pesadas" y son más variados de lo que se supone: Adicción a drogas diversas (legales e ilegales) incluyendo al alcohol y el cigarrillo. Adicción al trabajo o trabajocolismo; a ciertas personas (codependencia); al sexo; a las compras; al juego (ludopatía); a la pornografía; a la televisión; al internet o ciber-adicción (redes sociales incluidas); nuevas tecnologías (tecnofilia); comidas rápidas, etc.   
Lo que define la adicción no es la sustancia, actividad o relación sino la dependencia física y/o psicológica y las conductas compulsivas y maníacas que las caracterizan y pueden ser peligrosas.
El actual y permanente “enchufe a la tecnología” es buscador de placer aún a costa de hipnosis o por principio del Nirvana. Supongo que el estado nirvánico (Hipnoideo) que se alcanza en el “estado adictivo” explicaría los grandes esfuerzos y sufrimientos que se pasan por alto: como los alcohólicos que desprecian cualquier malestar y dolencia con tal de mantener su embriaguez (Hipnosis) 
Buceando en el diccionario: …”Principio del Nirvana” Término propuesto por Barbara Low y recogido por Freud para designar la tendencia del aparato psíquico a reducir a cero o, por lo menos, a disminuir lo más posible en sí mismo toda cantidad de excitación de origen externo o Interno. El término «nirvana», difundido en Occidente por Schopenhauer, está tomado de la religión budista, en la cual designa la «extinción» del deseo humano, la aniquilación de la individualidad, que se funde en el alma colectiva, un estado de quietud y felicidad perfectas. En Más allá del principio del placer (Jenseits des Lustprinzips, 1920), Freud, recogiendo la expresión propuesta por la psicoanalista inglesa Barbara Low, enuncia el principio de nirvana como una «[...] tendencia a la reducción, a la constancia, a la supresión de la tensión de excitación interna». Esta formulación es idéntica a la que Freud da, en el mismo texto, del principio de constancia, e implica, por consiguiente, la ambigüedad de considerar como equivalentes la tendencia a mantener constante un cierto nivel y la tendencia a reducir a cero toda excitación (para la discusión de este punto, véase: Principio de constancia). Con todo, no es indiferente observar que Freud introduce el término «nirvana», con su resonancia filosófica, en un texto en el que se adentra ampliamente en un camino especulativo; en el nirvana hindú o schopenhaueriano Freud ve una correspondencia con la noción de pulsión de muerte…”   
Aunque existe un sustrato químico cerebral y neurotransmisores que puedan explicar la conducta de la búsqueda y del “anhelar” (craving) del adicto, el estado de quietud y ese paraíso y felicidad perfectas que resuena como “pequeña muerte” podría ser parte de la explicación de los “estados adictados”

domingo, 18 de enero de 2015

LA ETERNA CRISIS ECONÓMICA



El mercado laboral no busca genios ni personas calificadas sino empleados que puedan obedecer órdenes simples, obedecer y causar ganancias a la empresa.  
El exceso de capacitación laboral por lo general lleva al paro (desocupación) porque dada una estructura, cualquiera puede dirigir; trabajar y producir en cambio resulta un poco más difícil.
Hace poco leí una nota financiera qué planteaba dónde iríamos todos ya que la robotización nos reemplazaría y esto no es enteramente cierto; la verdad es que la economía actual está diseñada para que unas pocas personas (1 %) hagan pilas de dinero mientras las mayorías (99 %) no le interesan a nadie, literalmente hablando. El único compromiso del Capital es el incrementar cada vez más las ganancias con el mínimo costo, aunque eso pareciera contradecirse con las guerras donde se dilapida mucho dinero pero dónde una casta (industrial) gana.  
Es probable que este mes la izquierda gane las elecciones en la saqueada Grecia aunque esto tampoco significará la vuelta de la justicia social a ese país ya que se requiere de algo más que un partido de izquierda para escapar de las garras de la usura internacional. Tras más de cinco años de políticas de ajuste que hundieron a gran parte del país en el desempleo y la pobreza, la oposición de izquierda de Syriza a los "rescates" de la troika le valieron el primer lugar de todas las encuestas muy cerca de las elecciones. 
Pago por una primera fila cuando la izquierda griega deba enfrentar a la Troika porque ni me lo imagino, imposible diría yo.
Leer sobre la crisis internacional suele resultar estresante para muchas personas porque los hace enfrentarse a uno de sus mayores problemas de empleo y de la vida misma.
Las personas más creativas y capacitadas pueden sentirse frustradas si se ven obligadas a realizar trabajos monótonos o supernumerarios en que desaprovechan sus verdaderas posibilidades. Es el caso de tantos graduados universitarios o personas con oficios que se ven obligados a trabajar de taxistas, cadetes (repartidores), operadores telefónicos, ordenanzas, administrativos etcétera, porque hay de por medio una cuestión de Supervivencia. Esos trabajos son poco valorados por el imaginario social y están mal pagos y pueden a su vez causar rabia, ansiedad, depresión, y miedo, sentimientos que repercuten negativamente en la salud y los lazos sociales de los descartados por este injusto sistema.
Las denominadas “democracias occidentales” dicen asegurar las garantías individuales como la libertad y la propiedad privada pero en los hechos no aseguran un trabajo, alimentación adecuada, un techo, salud ni educación. 
Las tradicionales democracias europeas han terminado con el estado de bienestar de sus poblaciones; han acabado con el consumo masivo, la salud y la educación y han implantado la Austeridad y el capitalismo financiero y neoliberal como única vía para superar una crisis que a este ritmo se vuelve interminable (ya van más de 6 años) y por este motivo resulta lógico un corolario del crecimiento de los extremismos que recorre toda Europa, desde la extrema derecha y los Nazionalsocialismos más refractarios hasta la extrema izquierda revolucionaria y sus utopías seculares. Eso es producto directo del creciente descontento mundial con estas "cáscaras vacías" de contenido llamadas "democracias" ... lejos estamos claro del 1789 y la revolución burguesa.
La actual crisis económica mundial que afecta a estas democracias formales no da mucha oportunidad de elegir empleos y la gente tiene que ganarse la vida como puede, ningún trabajo es indigno. 
Es imposible pronosticar la duración y predominio de estas formas extremas de organización del capitalismo, ya que están muy cómodamente asentadas y respaldadas por organismos financieros regulatorios multinacionales como el Banco Mundial, FMI, OMC y por otros.
En sí misma, la búsqueda misma de un trabajo es una experiencia estresante y la situación de desempleo genera angustia y frustración en aumento que se prolonga por meses si la persona no consigue un trabajo y en lugar de sentirse discriminado se “autoculpabiliza” por una situación que es generada por el estado de las cosas (desempleo y creciente pobreza globales, discriminación)  A su vez el paro laboral provoca inseguridad y permite formar “ejércitos” de desocupados ‘dispuestos a todo’ con tal de trabajar. 

Habrá que esperar pues algunos años para que la economía mundial vuelva a la realidad y al trabajo y para que las democracias se recuperen y dejen de ser bellos enunciados que en la práctica quieren decir muy poco.