Actualidad y Noticias

Loading...

martes, 30 de junio de 2015

"El psicoanálisis ¡qué poco que hace!

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/0/00/Freud_and_other_psychoanalysts_1922.jpg

"El psicoanálisis, ¡qué poco que hace! ¡Pero ese poco, cuánto que es!"
Marie Langer
Quería explicar un poco qué es el psicoanálisis y a poco de pensarlo recordé lo que les pasa a muchos analistas y psicólogos, que en medio de reuniones amistosas, sociales o familiares se encuentran con sujetos que les proponen una consulta “al paso” de algo que les pasa, como un acertijo y a boca de jarro, suele escucharse: -vos sabes lo que pienso- ¿vos me estás estudiando?-  los interlocutores cuentan sus sueños o creen que un mero título universitario nos permite saber lo que piensan como si viéramos una radiografía de lo que les ocurre y eso nos transformaría per se en scanners, adivinos, gurús o algo así, alguien con mucho poder, monstruoso realmente.
También es cierto que hay gente -cada vez menos- que teme a los profesionales de la salud mental y no le faltan motivos ni experiencias.
Este método como psicoterapia se vale de la palabra, de lo hablado, que no solo es escuchado por el profesional sino también por el paciente y es sorprendente lo que se puede deducir de uno mismo al escucharse.
La verdad es que saber lo que le pasa a alguien puede llevar bastante tiempo, a veces mucho tiempo y a veces no se sabe nunca. No somos chamanes ni adivinos, sin menoscabo por los mismos.
Hay analistas que usan técnicas más activas y otros de poca intervención, pero eso es cuestión de las diferentes escuelas existentes.
Los pacientes vienen por su angustia, por respaldo, curación, alivio y/o mejora, soledad, etc. Quienes vienen al consultorio tienen una “idea” o novela propia de la familia Psi. Muchas veces ya hicieron terapias o les contaron, vieron una serie, hicieron “vidas pasadas”, leyeron alguna revista o diario; otros cursaron psicología en la secundaria o facultad de económicas. Por lo general suelen investir al clínico de un poder que no posee, de un “supuesto saber”
El psicoanálisis no puede resolver todos los aspectos de la vida de una persona que responden a encrucijadas ambientales, económicas, psico-sociales, somáticas y otras que no son contempladas por esta teoría ya que no es una cosmovisión ni una teoría filosófica que lo explica todo, no pregona un “furor curandis”
Hay cantidad de cosas que se hablan y tratan con un paciente que no están en ningún libro porque cada paciente es un caso singular y particular, no se pueden buscar generalidades, aunque está de moda una psicologización de todo lo que ocurre, un reduccionismo extremo.
Por eso no es de extrañar que se usen fuera de sesión y en circuitos sociales o los medios masivos verdaderas interpretaciones “salvajes” que solo pueden ser consideradas agresiones o como lo dijo Arminda Aberastury “Toda interpretación fuera de sesión es una agresión”
El psicoanálisis está destinado: a hacer conciente lo inconciente y a evitar el sufrimiento neurótico pero el pensamiento de Freud puede aplicarse a otras esferas como la medicina o medicina psicosomática, al arte, las leyes y muchas más. 
Siendo esta una materia muy amplia y variada, busqué en Wikipedia y usaré la definición clásica de Freud que incluye, según resumen de LaPlanche y Pontalis, los siguientes aspectos:
A) Un método de investigación que consiste esencialmente en evidenciar la significación inconsciente de las palabras, actos, producciones imaginarias (sueños, fantasías, delirios) de un individuo. Este método se basa principalmente en las asociaciones libres del sujeto, que garantizan la validez de la interpretación. La interpretación psicoanalítica puede extenderse también a producciones humanas para las que no se dispone de asociaciones libres.
B) Un método psicoterapéutico basado en esta investigación y caracterizado por la interpretación controlada de la resistencia, de la transferencia y del deseo. En este sentido se utiliza la palabra psicoanálisis como sinónimo de cura psicoanalítica; ejemplo, emprender un psicoanálisis (o un análisis).
C) Un conjunto de teorías psicológicas y psicopatológicas en las que se sistematizan los datos aportados por el método psicoanalítico de investigación y de tratamiento

martes, 16 de junio de 2015

PONELE…



Tomemos un tipo sometido, aburrido, desconocido, omitido como cualquiera, un jubilado que tras 40 o 50 años de trabajo no puede pagarse la vida, un empleado mediocre lleno de deudas dentro de una sociedad que lo seduce al consumo, lo induce de las mil formas posibles. Tomemos a los Nadies, a los que nunca, nunca, nunca se acostarán con la rubia hermosa y jugosa que observan todas las noches en la pantalla, esas frutas exóticas que jamás comerán, los que quedan de la parte de afuera del restaurante del menú ejecutivo de 200 o 300 mangos. Tomemos a los que viven en casillas sin agua, sin gas, a los cartoneros que solían ser clase media apenas 20 o 30 años atrás y ahora son “recicladores”

Tomemos a toda esa gente que quiere ver bien lejos Micky Vainilla.

Para ellos la tele es maravillosa.

Frente a la injusticia cotidiana y los miles de tipos corruptos que “se salvan” mediante el simple cohecho, el sobre salvador de fin de mes, la complicidad pequeña que un día nos permite “la casita”, ahí corrije la tele, único sitio donde podemos ver que invariablemente el Bien siempre triunfa sobre el Mal y que el delito no paga, gran corrector simbólico de injusticias donde nosotros los Nadies siempre somos protagonistas.

Donde la mucama deja de ser “la sierva” para transformarse mágicamente en la novia amada de un chico lindo, un  chico bien, de esos con fortuna y llenos de buenas intenciones.


Dicho lo cual: Pido seriamente que me envíen al mundo de la televisión, pido desesperadamente que me dejen estar cerca de tanto rico bueno, al lado de los justicieros...


Yo también quiero llenar mis carencias con ese néctar que se fabrica en los sets de las películas para que las miren los sonsos, porque señores,

Yo también soy un sonso.   



   

viernes, 5 de junio de 2015

Las Violencias



Como se han dicho muchas cosas tras la ola de violencia femicida que atravesó nuestro país me pareció útil transcribir un programa de la especialización de postgrado en Violencia Familiar.


Programa de Especialización Interdisciplinario. http://www.psi.uba.ar/posgrado.php?var=posgrado2015/especializacion/violencia/index.php

Las violencias. Necesidad de organizar un corpus teórico que permita situar la problemática. Referentes ontológicos, gnoseológicos y lógicos en la organización de un corpus que intenta abordar dicha problemática. Sujeto, subjetividades e identidades en las organizaciones familiares. América latina. Violencias sociopolíticas que interactúan con los cánones familiares. Desvalimiento, vulnerabilidad y exclusión en la sociedad del riesgo. Era de la fluidez, violencias simbólicas e invisibles. Géneros. Vergüenzas y obediencias en relación con el género mujer. Patriarcado, capitalismo y organizaciones familiares. Incesto paterno/filial. Violencia contra niños y niñas, contra ancianos y desvalidos. La trata de personas. Transgéneros.

La Carrera de Especialización en Violencia Familiar fue aprobada y comenzó sus actividades en el año 1989. Hasta ese momento, no existía una formación universitaria de posgrado equivalente, con la excepción de un curso de especialización en la Universidad de Toronto. El posgrado de la Universidad de Buenos Aires fue tomado, en los últimos años, como modelo para otras universidades, como por ejemplo la Universidad Autónoma de Barcelona, que desarrolló una Maestría en Violencia Doméstica tomando como antecedente el posgrado de la UBA. El prestigio logrado por esta carrera de especialización derivó en abundantes pedidos de asesoramiento y consultoría, provenientes de países latinoamericanos. En ese marco, se realizaron procesos de capacitación en Panamá, Nicaragua, Paraguay y México, entre otros.


Como esto nos atañe a todos me parece que es momento de derribar algunos mitos según la literatura de los países que tienen estadísticas criminales.


Los actos agresivos generalmente se dan entre personas que ya se conocen e intramuros.

Más del 50 % de las víctimas de asesinatos conocían a sus victimarios.
Generalmente son precedidos por una discusión banal.
 
Las estadísticas criminales de países como EE.UU. cuentan con acabados sistemas de recolección de datos violentos a nivel regional y nacional. Los que saben inglés pueden ver estadísticas anuales en:  http://www.fbi.gov/about-us/cjis/ucr/crime-in-the-u.s/2013/crime-in-the-u.s.-2013 

miércoles, 27 de mayo de 2015

LA PSICOLENGUA: Humor.



Sigmund Freud y su Hija Anna Freud.

Así como los argentinos hablamos un español muy particular al que preferimos llamar Castellano, que está lleno de palabras del lunfardo, o argot del español del Río de la Plata (mezcla de distintas lenguas) también utilizamos términos que derivamos desde la psicología y el psicoanálisis al lenguaje cotidiano.
Así que si una mujer es coqueta y seductora para nosotros “histeriquea” que no es lo mismo que la dama sea “Brígida” ya que esto alude a su frigidez afectiva o dicho en español: con frialdad de trato o que no se entusiasma con nada.
También puedes impedir que te “psicopateen” que son todos los que te causan rabia por su accionar antisocial y que en un español menos pretencioso sería un: antipático vulgar o común.
Puede ocurrirte que alguien quiera “comerte la cabeza” que bien dicho sería convencerte, u obsesionarte o que encuentres algún “sicótico” que por no pensar como tú, se transforma en un loco irremediable.
Puede que tu mujer sea una “Bipo” o bipolar, queriendo decir que cambia mucho de ánimo o de opinión o tal vez tienes una autoestima baja y requieres de una palmadota.
  
Y esto es todo por ahora. Yo me voy a sublimar y a intelectualizar en Diván, el terrible. ¡No proyecten!
Esto lo podemos tomar como la lección 1. Porque la lección 2 tal vez no llegue nunca.

miércoles, 20 de mayo de 2015

VIOLENCIA DOMÉSTICA




La reciente ola de femicidios vivida en nuestro país y que es creciente en todo el mundo ha actualizado reflexiones hechas hace 10 años que aún creo válidas.

"Los ataques físicos resultan sub-reportados incluso por las mujeres, quienes muchas veces no desean exponer su vida privada a la mirada pública y solo se denuncian cuando son muy graves o irreversibles. Como fiel reflejo de lo mencionado no existen, ni siquiera respecto del maltrato físico sobre mujeres estadísticas nacionales o internacionales válidas y confiables porque éstas se ven afectadas (sesgadas) por el fenómeno del ocultamiento o no-denuncia por temores personales, temor a la venganza del agresor/es, vergüenza pública, pudor, y una multi-causalidad no determinada bien aún ("De eso no se habla")
No debe extrañarnos que el problema de la violencia doméstica esté mal registrado en los circuitos de salud mental o de los hospitales, y sobre eso nos advierten todos los trabajos serios sobre agresión y maltrato. La mayor defensa de las personas agredidas es la denuncia y buscar centros especializados si los hubiera. 
Existen una serie de indicios y señales que permiten prever que se propinará un golpe, toda una gama de conductas de agresión psicológica cuyo epilogo es la cachetada.  
El secreto de las conductas de agresión de cualquier clase, propio de este tipo de fenómenos, se ve más reforzado aún cuando la víctima es un hombre porque los valores culturales no conciben que los varones muestren señales de debilidad, perplejidad, miedo, o pánico, aunque la clínica nos demuestre en todos los casos que, contradiciendo al "machocentrismo" proclamado, los hombres presentan estos sentimientos igual que las mujeres, aunque lo expresen de modos distintos.
Según la literatura especializada, la violencia entre personas conocidas y familiares, traducida en maltrato, lesiones y homicidios, es más importante y numerosa que entre personas desconocidas y es un fenómeno mundial -aunque esta noción desafíe al sentido común. 
En este análisis de violencia no pueden faltar las palabras infanticidio, filicidio, fratericidio, parricidio.   

Este escrito desea que la mirada de los interesados considere a la violencia doméstica y otra clase de fenómenos de maltrato físico y psíquico dentro del marco amplio de todas las variables que intervienen: 1) Los fenómenos culturales del postmodernismo donde predominan el consumismo excesivo, la inmediatez, la falta de un pensamiento reflexivo, la propensión a la acción. 2) El incremento de las adicciones sobre las que también se mantiene un elevado monto de secreto. 3) Los fenómenos sociales y económicos (movilidad, inestabilidad laboral o desempleo). 4) Los cambios de valores sobrevenidos por los cambios de época y otros que conforman una verdadera red que desemboca en la violencia doméstica, en el abuso de los más débiles (niños, mujeres, ancianos) sin distinciónes.

No voy en esta breve comunicación a ser exacto en asuntos que son objeto de amplios estudios que aún no tienen certezas sobre una multitud de nuevos fenómenos que se han incrementado.
Recién se están estudiando en nuestro país (en 2006) pero como es un tema abierto nos dará más de una sorpresa todavía.  Si estos fenómenos fueran medibles y cuantificables como ocurre en las ciencias exactas, aunque no en salud mental, yo no estaría escribiendo estos apuntes para señalar que en la investigación en salud mental no debemos quedarnos con lo obvio o con lo que resalta del conjunto, sino investigar a fondo qué está ocurriendo, como ha sido invariable desde que se organizaron las disciplinas que aportan a la salud mental como la sociología, psicología, psicoanálisis y psiquiatría"

La violencia no se trata de una de las tantas modas en salud mental. Llegó para quedarse.


viernes, 8 de mayo de 2015

Los Apolíticos.

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,

Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

Martin Niemöller

Bertold Brecht también hizo una versión de este escrito con pequeñas diferencias.
Como este mensaje es claro y el texto de Brecht muy parecido no creo necesario publicarla.