martes, 16 de junio de 2015

PONELE…



Tomemos un tipo sometido, aburrido, desconocido, omitido como cualquiera, un jubilado que tras 40 o 50 años de trabajo no puede pagarse la vida, un empleado mediocre lleno de deudas dentro de una sociedad que lo seduce al consumo, lo induce de las mil formas posibles. Tomemos a los Nadies, a los que nunca, nunca, nunca se acostarán con la rubia hermosa y jugosa que observan todas las noches en la pantalla, esas frutas exóticas que jamás comerán, los que quedan de la parte de afuera del restaurante del menú ejecutivo de 200 o 300 mangos. Tomemos a los que viven en casillas sin agua, sin gas, a los cartoneros que solían ser clase media apenas 20 o 30 años atrás y ahora son “recicladores”

Tomemos a toda esa gente que quiere ver bien lejos Micky Vainilla.

Para ellos la tele es maravillosa.

Frente a la injusticia cotidiana y los miles de tipos corruptos que “se salvan” mediante el simple cohecho, el sobre salvador de fin de mes, la complicidad pequeña que un día nos permite “la casita”, ahí corrije la tele, único sitio donde podemos ver que invariablemente el Bien siempre triunfa sobre el Mal y que el delito no paga, gran corrector simbólico de injusticias donde nosotros los Nadies siempre somos protagonistas.

Donde la mucama deja de ser “la sierva” para transformarse mágicamente en la novia amada de un chico lindo, un  chico bien, de esos con fortuna y llenos de buenas intenciones.


Dicho lo cual: Pido seriamente que me envíen al mundo de la televisión, pido desesperadamente que me dejen estar cerca de tanto rico bueno, al lado de los justicieros...


Yo también quiero llenar mis carencias con ese néctar que se fabrica en los sets de las películas para que las miren los sonsos, porque señores,

Yo también soy un sonso.   



   

4 comentarios:

  1. Me supongo siempre que un buen sicólogo ha de detenerse de vez en cuando frente a lo que está haciendo o diciendo o... los sobreentendidos de lo que dice o calla o... Simplemente por hacer bien su trabajo y no meter sus propias valoraciones en la cancha...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Bosco: Gracias por tu comentario aunque no lo entiendo bien. Supongo que te referís a la consulta profesional, por lo demás un psicólogo -fuera de sesión o consulta- es una persona como cualquier otra y ahí no hay suposición alguna. Saludos.

      Eliminar
  2. Efectivamente, Victor. Tu interesante artículo despertó en mí una fantasía, ubicándome en un papel que no es el mío. Me hizo pensar en las dudas que yo podría tener entre la promoción de la salud y y la promoción del conformismo. No se, tal vez no he entendido el corazón de tu artículo. De todas maneras me gustó.

    ResponderEliminar
  3. No sé el corazón, pero en mi artículo utilizó una ironía amplia; afirmo que la tele es un corrector simbólico de injusticias, pero lo simbólico, como las ilusiones, poco tienen que ver con la realidad y nada nos salva de las miles de injusticias del vivir. Quizás lo expresé mal y tengas razón, quizás no lo pudiste ver. Saludos!

    ResponderEliminar