viernes, 17 de agosto de 2007

SERES DESHABITADOS


Apurados y apiñados en los medios de transporte o peor, encerrados dentro del silencio estruendoso de sus automoviles, y encorvados sobre sus laptops creando y jugando a los mundos ficticios, sin transpiración ni sudados, asépticos, limpios, ordenados, casi perfectos como el paisaje de la foto, pero sin el imprescindible toque humano. Que no está. Así transcurren muchos desdichados en los tiempos actuales.

Recuerdo cuando las puertas de todas las casas, en toda ciudad, estaban abiertas de par en par y en tu barrio todos conocían tu hogar. Largas charlas de amigos en bares cargados de humo, cafés atiborrados por tanto desear, el gusto del tango, saber esperar. Paciencia, constancia, humor y verdad, alguna travesura con mucho pudor. Alguna maldad.

Un mundo entero por descubrir, asombro, inocencia, ganas de parir, ver a los amigos para compartir. Un mundo poblado, sueños interiores, el otro cercano, todos mis amores, entrar a las casas hasta el fondo y ya !. Solidaridad.

Algunos años después me resulta difícil concebir un paisaje sin computadoras pero repleto de afectos, amores y lealtades, odios y bondades. El otro no está. El "otro" molesta, ¡que se vaya ya!

La psicología actual no tiene rival. Ausencia del otro, pues todo da igual. Ni siquiera pena, no late la vena, pues la indiferencia la ha matado ya... si hay algo que aún nos falta aprender es que es cierto que la indiferencia mata, pero cuidado, también "nos suicida". ¿Quién quedará? (¿?).

Juguemos a que ni estamos, pero rumiamos...

"No, no te compro. Ni me vendo".

Buenos Aires, Siglo XXI



2 comentarios:

  1. Interesante, la indiferencia mata pero tambien suicida, eso es fue muy inteligente...

    un abrazo maga.

    ResponderEliminar
  2. Hola, muy buen blog !!!

    Te espero por el mio:

    www.charruahastaloshuevos.blogspot.com

    ResponderEliminar