viernes, 15 de febrero de 2008

CADENAS INVISIBLES.


Decidí detener la publicación de LaMaga porque no podía agregar nada original, interesante o estimulante para los lectores.
Respecto de los sucesos del mundo, poco puedo agregar a la experiencia cotidiana de mis lectores, o a las síntesis de los medios que inundan todos los espacios imaginarios que se nos puedan ocurrir.

Sin embargo, ayer tuve oportunidad de ver dos películas españolas, que me hicieron meditar sobre las enormes distancias culturales entre los diferentes países. La globalización no hace más que resaltar las diferencias locales de concepción del mundo y de la vida, de las diferentes comunidades.

Amante del cine de cualquier naturaleza, ayer comprendí que hay países y culturas que tienen mucho que ver con mi vida en particular, y otros que me resultan lejanos, improbables, incognoscibles.

Hay mil mundos dentro del mundo, aunque esté repleto de televisores, DVD, y otros mil aparatos, que nos permiten ilusionar que hay una cultura, una forma de ver las cosas, o un solo tipo de películas.

El solo hecho de pensar que uno de cada cuatro habitantes de este planeta es chino, y que a los chinos hubo que explicarles con sumo cuidado y esfuerzo, cuáles eran las costumbres del “occidente”, me marea. Dedicados especialistas que vivieron en países centrales, realizaron cursos especiales para explicarle a los chinos por qué ciertos besos eran considerados de “mal gusto” en occidente, por qué escupir en el suelo era una costumbre “antisocial” o por qué no se debía hablar con extraños sobre las cuestiones personales.

Tal entrenamiento en costumbres europeas era necesario porque este año se realizan los juegos olímpicos 2008 en Pekín, y no era cuestión de pasar por “diferentes” o “atrasados”, según las autoridades chinas. Sobre todo teniendo en cuenta que millones de extranjeros visitarán ese país.

Es evidente que la cultura mayoritaria en Africa, en Arabia y en los pueblos del interior de mi país y de latinoamerica, poco tiene que ver con las ideas culturales “universales” – Universales... ¿ para quien?. No para la mayoría del mundo.

El modo en que la globalización deja al desnudo las enormes diferencias que nos separan, me hacen pensar que por mucho “multiculturalismo” o "igualdad, fraternidad y..." que le metamos, nunca, Nunca, seremos iguales. Y eso es reconfortante!.

1 comentario:

  1. HOLA!!!

    Michelon ya te extrañaba, muchísimo, me alegra y ya por eso te mereces un abrazo. Además que tu post es, como siempre, interesante, sobre todo la última frase, y es cierta además, es muy reconfortante que no todos seamos iguales.

    otro abrazo y seguimos en contacto.

    ResponderEliminar