sábado, 7 de julio de 2012

OSCURO OBJETO DE DESEO


Y cuanto más voy pa' allá
más lejos queda,
cuanto más deprisa voy
más lejos se va.

El Horizonte. J.M. Serrat

Por simple naturaleza nos afanamos en múltiples y variados intentos para satisfacer el “vacío” o “falta” que constituye nuestro propio ser. Queremos sentirnos satisfechos y probamos un sinfín de situaciones y objetos que nos completen, o eso creemos.
Por eso jugamos, dibujamos, escribimos, bailamos, visitamos boliches, compramos ropas de marca, hacemos un blog, miramos películas o televisión, vamos a la iglesia, nos enamoramos, etc. Buscadores del Nirvana.

CONSUMADOS (¿PERFECTOS?)
Dependemos en gran medida de objetos de consumo que lejos de satisfacer una necesidad conforman una demanda o deseo de completitud imposible de lograr.     
La industria ha interpretado muy bien esta insatisfacción, o deseo de tener un deseo, al crear numerosos ‘objetos’ que apenas nos satisfacen pues al cumplirlos éstos desaparecen; igual que al besar al príncipe este se convierte en sapo, muere el deseo y para subsanar tal nueva inquietud aparece el deseo de ‘otra cosa’. La publicidad crea nuevas necesidades basadas en las necesidades superiores (Maslow) de seguridad, pertenencia y amor, respeto, autoestima y autorrealización.
Consumamos lo deseado y se acaba. Muere.
Por eso el simple acto de comprar no sólo nos brinda un avión-fone, una nueva TV o un auto de alta gama, sino también un desencanto posterior y la necesidad de otra cosa. Y la industria busca la innovación permanente para brindarnos nuevos anzuelos en que gastar los sueños.

LUCIA

No hay nada más bello
que lo que nunca he tenido.
Nada más amado
que lo que perdí.
Perdóname si
hoy busco en la arena
una luna llena
que arañaba el mar...

J.M. Serrat

Al comprar buscamos algo que nos identifique, que marque nuestro lugar social, que nos integre con los otros, que nos brinde status. El problema es que ningún producto nos transforma en Charlize Theron por más exquisito que sea el perfume, ningún chicle nos entregas bellas y salvajes chicas, ningún auto nos otorga serenidad.

Ya lo decía el tango Mano a Mano:

Mientras tanto que tus triunfos, pobres triunfos pasajeros,
sean una larga fila de riquezas y placer;
que el bacán que te acamala tenga pesos duraderos,
y te abras en las paradas con cafishios milongueros,
y que digan los muchachos: "Es una buena mujer."

Y mañana cuando seas descolado mueble viejo
Y no tengas esperanzas en tu pobre corazón;
si precisas una ayuda, si te hace falta un consejo,
acordate de este amigo que ha de jugarse el pellejo
p'ayudarte en lo que pueda, cuando sea la ocasión.   


1 comentario:

  1. Hola
    Me llamo Noelia y tengo un directorio web. Me ha encantado tu sitio! Tienes unos post muy interesantes sobre y especialmente este post. Haces una labor fascinante con tu web. Por ello, me gustaría incluir un enlace de tu sitio en mi directorio. Así mis usuarios podrán visitarte.
    A cambio, agradecería mucho un pequeño link hacia mi web la cual estoy intentando levantar poquito a poco y como sabrás es difícil pero se le coge mucho cariño a cada proyecto jiji.
    ¿Qué te parecería?

    Mi correo es a noelia-quiroz@hotmail.com, escribeme :)
    Un beso! y Suerte con tu BloG!
    Noelia Quiroz

    ResponderEliminar