sábado, 16 de agosto de 2008

SEA FELIZ, ES UNA ORDEN.

SEA FELIZ, ES UNA ORDEN.


“Si te caes una vez, te levantas otras diez, otras cien, otras quinientas,
No han de ser tus caídas tan violentas,
Ni tampoco por ley, han de ser tantas”
(Almafuerte)

"Si no lo hace para UD. ¿para quien lo hará?, y si no es ahora, ¿cuando?

Calidad de Vida puede evocar algo lujoso, pero no significa tener la casa en un country, pileta de natación, mucho dinero, viajes, un lindo auto, buenas ropas. ¿Paraíso?..
Nada de todo esto asegura la salud, el bienestar, la alegría o el amor.

Ya estaba por postear un rollo de esos que dice las cosas que todos sabemos, que recomiendan los médicos como este:

“Se vincula con la definición de la OMS de la Salud: "Salud no es el mero hecho de no estar enfermo, sino también el desarrollo de un estado de bienestar físico, psíquico y social para el desarrollo de las potencialidades del individuo".
Calidad de vida tiene que ver con alimentación y sueño adecuados, dentro de promedios aceptables, con el mantenimiento de un peso adecuado, el ejercicio físico de acuerdo a las edad y el buen estado aeróbico, la evitación de las conductas auto-destructivas como fumar, beber alcohol en exceso, auto-medicarse o abusar de sustancias (drogas); evitación de las adicciones: drogas, al juego, a las personas, al trabajo, a las compras compulsivas. Tiene que ver con la evitación del estrés excesivo, con disfrutar lo que se pueda de la vida y hacer lo que nos gusta, la mejora de la auto-estima, un manejo adecuado del tiempo y de las situaciones difíciles, la realización de actividades placenteras, el sentido del humor, la red de sostén social o vincular, pedir ayuda cuando se necesita. Decir que no al maltrato y la violencia en cualquiera de sus expresiones, ser asertivo, y aprovechar al máximo las capacidades personales, sociales y laborales. ¿Qué cómo se hace todo esto ?... de a poco, paso a paso.”…

Pero lo he pensado mejor y decidí que la única forma en que la gente puede estar bien, es haciendo cada minuto de su vida algo placentero, que les haga bien, que lo hagan porque les gusta.

Lo que pasa es que no hay formulas para todos. Cualquiera de nosotros tiene la capacidad de ser feliz, de honrar la vida, de triunfar sobre las pequeñas miserias que nos aquejan. El asunto es quererlo, desearlo. Porque muchas veces ser infeliz y tristonio paga bien. En amor, sobre todo, los tristes tienen un encanto particular porque los demás quieren salvarlos y ayudarlos de su misérrima existencia.

Como bien se sabe, cuando tienes una dolencia física o mental, te pegas a un médico/a joven y deseoso de ayudar a la humanidad, y luego te curas. Eres al fin un paciente exitoso. Alguien te quiere o te necesita.

Así que por este fin de semana no molestaré a nadie con los consejos de mi tía Tota y los Galenos de la televisión, y dejaré que cada uno disfrute de su tiempo suyo, su tiempo libre, esos días que nadie te puede decir qué hacer.


DICEN TOTA Y LOS GALENOS.

“No está escrito en la ley que uno deba ser ansioso y apurado todo el tiempo, cada persona tiene su propio ritmo único y particular que es mejor respetar para no quedar "acelerado" como esos motores de prueba que no van a ningún lado.
Saber como decir que no a las cosas que no nos gustan o hacen daño: rechazar sin explicación alguna el maltrato abierto como los gritos o presiones o los más sutiles de las "insinuaciones agresivas".
Hacer lo que a uno le gusta con pequeñas cosas, más seguido. Integrar grupos de intereses compartidos, gimnasia, baile, danzas, deportes, grupos de amigos/as, charlar con alguien de confianza, hablar con los vecinos, expresar las emociones en el momento y lugar adecuados, golpear un almohadón si uno tiene un poco de rabia, visitar a la familia, hablar con gente joven y vieja, hablar con gente que ya atravesó esto mismo que nos hacer angustiar.
Realizar terapia individual o en grupo, aprender teatro, dibujo, pintura, ir al club, no Si tiene que preocuparse, no le queda más remedio y es superior a Ud. concentre sus preocupaciones durante media hora una vez por día, imagine lo peor, transpire y hágase problema, pero luego, cumplida la "obligación" ¡olvídese!... ya ha cumplido con su cuota de sufrimiento diario.”

Pégate un baño, haz el amor, camina, juega a las cartas o a los bolos, reúnete con tu tía Etelvina, mira la tele o haz lo que venga en gana. Vete de Schopping (si, ya sé que no escribe así) o hazte patear por un burro. Pero que te guste.

Cuando somos grandes y creciditos, nadie debería decirnos lo que “tendríamos” que hacer, salvo que lo pidamos o que necesitemos esa ayuda.

O como afirma el dicho, “Haz lo que quieras, igual hablarán mal de ti”.

Y si tenés una buena, pasamela chico.

1 comentario:

  1. aca tengo una no se sies buena?
    www.andresito72.blogspot.com

    ResponderEliminar