sábado, 30 de agosto de 2008

STRESS: ¿QUIEN COMANDA SU VIDA?

STRESS: ¿QUIEN COMANDA SU VIDA?

No existe religión, ideología, ni sistema social que favorezca que las personas "luchen más allá de sus límites contra sí mismas"

Algo que deben recordar quienes sufren de síntomas por tensión muscular y estrés es tomarse su tiempo propio, desconectar el teléfono y apagar el celular, ubicarse lejos del timbre o portero eléctrico, olvidarse por un tiempo de la televisión y la computadora, ponerse ropa cómoda, relajarse y abandonar por ese lapso las "tiranías" que perpetúan nuestro dolor físico que también puede afectar el sueño con el consiguiente malhumor, cansancio, sueño y "distracciones" o ensueños del día siguiente, que se suma a las ojeras y a los comentarios divertidos de nuestros compañeros de trabajo.

Parecen obviedades, o perogrulladas, pero hay que aceptar que en nuestra vida no existen las obviedades.


El descanso físico y la reparación física y mental no es un asunto de la noche, sino algo que se construye durante las 24 hs, con nuestras actitudes y hábitos cotidianos.

Algunos hábitos que podríamos mejorar para aliviar la tensión psicofísica es disminuir la cantidad de cafeína que consumimos por día mediante esos "cafés", bebidas energéticas, té, bebidas cola, analgésicos de venta libre, y también beber menos alcohol.
Todas estas sustancias ayudan a excitar o deprimir al sistema nervioso aunque en cantidad no prudente atentan contra nuestro sueño y descanso, produciendo un estado de excitación o depresión que favorece al agotamiento.

Por eso es recomendable dejar de consumirlos después de las 17 horas y comenzar a preparar a nuestro cuerpo para relajarnos y dormir bien. Preparar la hora para "uno mismo" es una de las tareas que agradecen nuestro cuerpo, nuestra mente, y nuestros seres queridos.


En la vida humana no siempre se trata de "aumentar la velocidad" porque tenemos el deber y el derecho de disfrutarla.

Con respecto a nuestras vidas y salud estamos al mando, ¿no?, somos los responsables; para aceptar este hecho podemos creer que merecemos disfrutar del placer posible, del bienestar del cuerpo, del amor que nos brindan, de los demás, creer en la importancia de nuestro entusiasmo y en ese sentido podemos aprender de los niños, que no creen nada, ellos "son entusiastas".

Esta forma de ser no implica negar que el displacer y el dolor nos acechan desde diferentes lugares : nuestro propio cuerpo, la relación con los demás y el mundo en que vivimos.

Por eso es importante "cuidarse" y hacerse responsable de lo propio.

2 comentarios:

  1. si claro a vivir la vida y a disfrutarla!! ya lo extraba señor, ya pense q se habia olvidado de mi, le mando un abrazo y espero su visita, saludos chauuu

    ResponderEliminar
  2. Son consejos muy importantes para conservar bien nuestra salud.

    No se valora la salud, sino cuando se pierde. Lamentablemente es así, pero hay que ser conscientes del alto valor que tiene.

    Saludos.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar