viernes, 26 de noviembre de 2010

EL TIEMPO TUYO


EL TIEMPO TUYO
Y propongo que este fin de semana sea tu tiempo tuyo, ese que no se vende ni tiene precio, el que te fue asignado como ser libre, como tiene que ser y sin cadenas, un día de descanso. De hacer nada. De nada.

Y recuerdo que antes escribí, y lo repito:
Despierto y no pasa nada. Todo está en calma.
Me quedo un largo rato quieto, miró despacio mi imagen en el espejo y me gusta mi reflejo.

No recuerdo si soy hombre o mujer, flaco o gordo, joven o viejo, pobre o rico, lindo o feo, alto o cortito, mis músculos duermen todavía...No sé donde estoy o si tengo dinero, si estoy o no enamorado... peor, ¡no me interesa!
Mi mujer se despereza.Y mi entero ser bosteza.

Lo único que en verdad me importa... digamos, es que es fin se semana, quieto, sin dictadorzuelos, sin jefes napoleónicos, sin apuros, sin humos, sin ruidos, sin gente con ganas de mecerse, mientras mi cuerpo goza de poseerse...

Floto, reposo, hago la plancha, estoy dentro de alguna nube, estoy calmo... como esos veranos cuando el sol me baña cálido, reposo sin salmo.Anclado en la cama, miro a la ventana, solo un anciano que se rasca la cabeza y una niña que pasa en bicicleta.

Sol, verde, alguna que otra nube y un grito lejano de alguno canta un gol.

No logro comprender de qué sirve poseer... tener por tener. Hipotecar la vida.

Quisiera que el mundo compartiera "esto".

Me acuerdo que intenté decirlo de otra forma... de mil formas, loco, la ciudad te devora y te trastorna, los trabajos te enloquecen.

Dije y repito:Las palabras no son las cosas. Pero basta que un marido le diga a su mujer "te voy a dejar por otra más joven" para que ésta se sienta dejada, abandonada, no amada.

Las metáforas logran que nuestra forma de hablar sea de lo más curiosa. "Voy volando","Te esperaré en el cielo", "En un segundo te atiendo", "Lo termino en menos que canta un gallo", "Es una noche negra", "Eres un infierno de mujer".

Palabras.

Amo el poder de la superlativa simplificación. Así un amigo, interrogado por su viaje a las ruinas de Grecia y Pompeya, contestó "está todo roto".

Amo ese viejo cuento Zen en que el discípulo pregunta al Maestro "¿Por qué existe el invierno, el infierno, la pobreza, el sufrimiento, la enfermedad, la tristeza, todo lo que es malo?... a lo que el Maestro respondió "Mi perro te contestará".
El discípulo sorprendido dijo "no entiendo". El maestro ciego, mientras acariciaba la cabeza del perro pronunció "¡Yo tampoco!".

Simple. Como cuando Humpty Dumpty le contesta a la confundida Alicia "Las palabras quieren decir lo que yo quiero, porque aquí se trata de ¡quien es el amo y se terminó!".

Simple. Es el fin de semana y no lleno el post de atiborrados y ansiosos pensamientos in-ge-nio-sos. No. Hoy no soy máquina.

Después de la flor y el amor, me voy a tomar sol y a dormir la siesta. Simple como un círculo.

El mar de palabras nos hace perder la estructura de las cosas, su esencia.Recuerdo levemente los aterradores ruidos de esta ciudad, la prisa, los nervios, falta de piedad, lo inhumano.

¡Chau por hoy!

Andate a caminar, goza del sol o encará finalmente a esa mujer que está buena, o mirá la televisión, o el partido.

No es una película ni un libro, es TU vida.

"Por cuatro días locos que vamos a vivir, por cuatro días locos te tenés que divertir"

Digo: ¡SE ESTÁ BIEN ASÍ!... bien lejos del mundanal frenesí o del fraile carmesí.

1 comentario:

  1. Hola amig@ blogger, aqui te dejo la dirección de mi blog de poesía, espero que te gusten. Me harías un gran favor si me comentases alguna con tu opinión, gracias.
    www.trobadordelapoesia.blogspot.com

    ResponderEliminar