martes, 4 de junio de 2013

VIVIR EN LA CIMA



F
* Fotografía de Jorge Solari

Tiene sus ventajas ¿Quién lo duda? Desde ahí se controla el horizonte y a los habitantes de la comarca, pero no es tan fácil como parece ya que es muy difícil vivir en la cima y siempre puedes caerte y los golpes duelen. Las consecuencias pueden ser la soledad, aislamiento, problemas familiares y algún que otro infarto.

No es divertida la cima ya que ni tu chofer quiere hablar contigo y hay que olvidarse de los amigos y familia que quedaron en el valle. Claro que siempre están los "adulones" junto a ti pero yo no me confiaría de ellos. 

En la Cima hay que borrar todo rasgo humano. Hay que saber ordenar y comandar a los del valle. Hay que olvidarse del amor y convivir con la traición de propios y ajenos. La Cima es helada, falta del calor humano y nadie te dará una mano frente a los nevazones, puedes congelar tu humanidad. Estarás Solo, Muy Solo. No habrá vecinos, sino competidores.

Como dice la canción de Sui Generis:

“Yo era el Rey de aquel lugar aunque muy bien no los conocía, y me habían dicho que, atrás del valle, el pueblo entero pedía comida.
No los oí, que vil razón, les molestaban sus barrigas…”

Y cuando estés en la Cima recuerda que ahora lo único que puedes hacer es bajar, bajar y bajar. Ahora dime si realmente vale la pena. 


2 comentarios:

  1. Buenos días, le escribe @drjegc.
    Mi email es drjaimegallegoscastillo@gmail.com . Entrando a cmp.org.pe sección "Conoce a su médico" puede poner mi apellido paterno o mi colegiatura: CMP 28063.
    Un gusto poder leerle.
    Saludos nuevamente.
    Jaime Gallegos C.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias por tus datos Jaime! Luego te escribo.

    ResponderEliminar