domingo, 8 de julio de 2007

LA SUERTE DEL POETA



En mis viajes por recónditos sitios de la red, conozco poetas excelentes
con miradas casi ausentes, y un grito de muerte encubierto,
amor, sexo, sangre y las tripas crujiendo,
por hambre de amores, nunca saciados, nunca mejores
que en sus estertores. Porque el deseo, como niño envuelto,
debe de morirse y jamás cumplirse.

No soy poeta, aunque comprendo ese buscar permanente de la muerte,
como su capaz y hambrienta suerte.

Por lo menos aman, por lo menos viven, aunque siempre escriben.

Ya tendrán tiempo, bien gordos y satisfechos, de quedar bien esposados.

Lo peor es que nadie los publica, valen la pena, montan la escena,
en medio de un desierto de apostillas, pilones de descerebrados que
nunca leeran lo que musitan.

Esa es la red, esa es su suerte, su consuelo de mil pequeñas muertes,
coqueteo con los desconocido, porque lejano porque aburrido.



3 comentarios:

  1. andás triston? Siento una especie de nostalgia extraña en tu blog, una reflexion un tanto cansada, espero que no. Cuidate Victor ok?

    un abrazote

    ResponderEliminar
  2. it is the season of fermented fruit
    of malnourishment and discontent

    or perhaps a time to feast and wipe
    the fat from our chin.

    i am nothing but a has been who
    goes has gone too far. i cross ocean. i dig
    with pick, with hands, with bone,
    i have lost ability to communicate in
    the market place i am feral. mute

    hollow as a swan bone whistle
    out of ceremony

    the corn maiden has failed me; and like the
    crippled crow I choke on the pollen and husks

    ~Jacksta

    ResponderEliminar