viernes, 23 de noviembre de 2007

ASOMBROSO EFECTO DEL INTERNET


Foto "por las dudas".


Tuve una (1) experiencia fulera recientemente en mi blog.

Hace algunos días publiqué un post sobre el amor que estaba ilustrado con la foto de una bella enfermera, que tenía un “lomo” muy importante. ¡Qué bien que escribo pensé!... porque el contador de mi blog saltaba de alegría… muchas entradas de todos los países.

Hace dos días en cambio, publiqué una bella poesía de amor que me conmovió, escrita por Débora Hadaza, a quien por su blog mexicano Notas Sobre un Sol de Hielo, consideró una de las mejores poetas y escritoras de Blogolandia.

Existen otros blogs de poesía en castellano, como el de Alejandra Pizzarnik, o la talentosa autora de “Dando Vueltas en el Atanor”, y algunos más para no ser muy injusto, y el blog Jacksta, de mybloglog, en inglés, que es una excelente poeta en inglés.

No Hay Caso con la Poesía. Era la foto…de la mina!

En mi ciudad sobran las mujeres hermosas por todos lados, con ropa, con pocas ropas, y sin ropas. Por eso no comprendo muy bien a la sexualidad cibernética, que te llena el contador del blog con montones de entradas.
Para ver lo mismo que veo en directo en cualquier playa argentina, o en confiterías o milongas del centro de la ciudad, donde se consiguen hermosísimas acompañantes, universitarias si ud. lo prefiere, pero en cuatro dimensiones y no como los desnudos de computadora.

No terminé Dama, señora, señor, caballeros, pendex…
Aunque los tiempos se presten para buscar refugio en el aislamiento, como si los demás fueran puerco-espines, a quienes no podemos acercarnos sin gran dolor, de todos modos a nadie le gusta “trabajar” de Robinson Crusoe.
Conozco personas que poseen una gran vida por Internet, con amigos en el país y en el extranjero, y naturalmente muchas de estas mantienen relaciones platónicas donde se privilegian la imagen, la voz y las ideas de una persona.
Conocen por Internet a personas “mejores” que las reales. Las adoran: colegas, grandes amigos, romances, sexo. Todo es posible con una computadora de por medio.

Una hermosa chica de 21 años, solo mantiene vinculación con gente por la red, y sus historias de amor indefectiblemente son con algún extranjero y por Internet.
En su vida real, solo interactúa de mala gana con su familia inmediata y las personas de su trabajo. Habla muy poco con gente real de carne y hueso.

Es curioso que algunas de las personas que mantienen muchos vínculos en la red, tienen al mismo tiempo una mala red social, entendiendo por esto: pobre vida familiar, social y de pareja. Pueden contestar 20 correos femeninos, pero no tienen novia ni mujer, y si la tienen “está llena de defectos” que no tienen sus amigas virtuales. Quienes sufren tendencia al aislamiento deben considerar que el Internet es una poderosa arma personal.

Como esto es una experiencia personal, aunque es un tema ya tocado por algunos trabajos en psicología, no tengo una respuesta ni creo en recetas.

Tampoco soy juez, no me parece ni bien ni mal. En algunos casos debe ser muyy útil…

La probabilidad que uno sea infiel en lo virtual a su pareja, es tan alta como la imponderable capacidad de soñar despiertos o dormidos, que todos tenemos.
La posibilidad de armar relaciones reales después de una experiencia en el Internet es tan alta como las que creaban los amores platónicos, mediante el correo tradicional y sus cartas de muchas carillas. Y nacieron hijos por esas cartas.

Internet es un fenómeno nuevo y sobre las capacidades de los humanos, sabemos lo mismo que los primitivos. ¿Quién lo sabe con certeza?



1 comentario:

  1. Mira, como siempre me parece interesante lo que escribes. Por un lado, es cierto que a veces cuando uno tiene q pasar horas en la oficina o en la compu por x razon el internet se vuelve un medio fabuloso para conocer gente interesante; sí, si tengo amigos que nunca he visto y que de verdad me alegra haber encontrado, pero es cierto, tambien el inter es una buena excusa para no abrirse de verdad, para no mostrarse, para no arriesgarse, para arrinconarse y no vivir... carajo como nos hacemos trampas a nosotros mismos!

    Yo definitivamente los romances me los reservo para en vivo y en directo; llámame carnal si quieres pero el amor es fisico, tambien intelectual etc, pero para que sea un buen y verdadero eros tiene q ser fisico, yo no soy platónica, y si nos ponemos griegos más bien soy algo hedonista,

    un abrazo

    chau

    ResponderEliminar