domingo, 26 de octubre de 2008

DOMINGO: HACER NADA.

DOMINGO: HACER NADA.

De acuerdo con los tiempos en que vivimos, leo en un diario sueco que un partido político está proponiendo el "Día de Consumir Nada" como forma de protestar contra la brutal inflación en Suecia (¿será del 3% anual?).


Proponen un día determinado para no comprar. Comer frugalmente, usar el automovil lo menos posible, no acudir a cines ni teatros, no salir a comer afuera,

Luego cero consumo.

Para que los empresarios piensen mejor sus aumentos de precios.

Y propongo que hoy, tal como lo indica la Biblia, sea un día de descanso.

De hacer nada. De nada. Porque es domingo.


Y recuerdo que antes escribí, y lo repito:

Despierto y no pasa nada. Todo está en calma.

Me quedo un largo rato quieto, miró despacio mi imagen en el espejo y me gusta mi reflejo.

No recuerdo si soy hombre o mujer, flaco o gordo, joven o viejo, pobre o rico, lindo o feo, alto o cortito, mis músculos duermen todavía...


No sé donde estoy o si tengo dinero, si estoy o no enamorado, ... peor, ¡no me interesa!. Mi mujer se despereza.

Y mi entero ser bosteza.


Lo único que en verdad me importa... digamos, es que es domingo, quieto, sin humos,sin ruidos,sin gente con ganas de moverse, mientras mi cuerpo goza de poseerse...


Floto, reposo, hago la plancha, estoy dentro de alguna nube, estoy calmo... como esos veranos cuando el sol me baña cálido, reposo sin salmo.

Anclado en la cama, miro a la ventana, solo un anciano que se rasca la cabeza y una niña que pasa en bicicleta.

Sol, verde, alguna que otra nube y un grito lejano de alguno canta un gol.


No logro comprender de que sirve poseer... tener por tener.


Quisiera que el mundo compartiera "esto",

Me acuerdo que intenté decirlo de otra forma...

de mil formas, loco, la ciudad te devora y te trastorna.


Dije y repito:


Las palabras no son las cosas. Pero basta que un marido le diga a su mujer "te voy a dejar por otra más joven" para que ésta se sienta dejada, abandonada, no amada.


Las metáforas logran que nuestra forma de hablar sea de lo más curiosa. "Voy volando","Te esperaré en el cielo", "En un segundo te atiendo", "Lo termino en menos que canta un gallo", "Es una noche negra", "Eres un infierno de mujer". Palabras.


Amo el poder de la superlativa simplificación. Así un amigo, interrogado por su viaje a las ruinas de Grecia y Pompeya, contestó "está todo roto".


Amo ese viejo cuento Zen en que el discípulo pregunta al Maestro "¿Por qué existe el invierno, el infierno, la pobreza, el sufrimiento, la enfermedad, la tristeza, todo lo que es malo?... a lo que el Maestro respondió "Mi perro te contestará".

El discípulo sorprendido dijo "no entiendo".

El maestro ciego, mientras acariciaba la cabeza del perro pronunció "¡Yo támpoco!".


Simple. Como cuando Humpty Dumpty le contesta a la confundida Alicia "Las palabras quieren decir lo que yo quiero, porque aquí se trata de ¡quien es el amo y se terminó!".


Simple. Hoy es domingo y no lleno el post de atiborrados y ansiosos pensamientos in-ge-nio-sos. No. Después de la flor y el amor, me voy a tomar sol y a dormir la siesta. Simple como un círculo.El mar de palabras nos hace perder la estructura de las cosas, su esencia.


Recuerdo levemente los aterradores ruidos de esta ciudad, la prisa, los nervios, falta de piedad.


¡Chaú por hoy!Andate a caminar, goza del sol o encará finalmente a esa mujer que está buena, o mirá la televisión, o el partido. No es una película ni un libro, es TU vida.


"Por cuatro días locos que vamos a vivir, por cuatro días locos te tenés que divvertir"digo:

¡SE ESTÁ BIEN ASÍ!... bien lejos del mundanal frenesí o del fraile carmesí.


2 comentarios:

  1. Licenciado, bellisimo lo que ha escrito sobre um dai de fiaca. Continuo admirandolo e leyendolo.
    Un gran abrazo

    Jorge Solari

    ResponderEliminar
  2. me encantó ese dia de domingo tranquilo, sereno y relajado.
    Yo así vivo varios domingos, huyo de los fines de semana donde hay que salir, gastar, consumir...
    Me refugio en mi interior y vivo en armonía conmigo mismo y mi mujer embarazada de tres meses y mi pequeño perro Benger.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar