domingo, 14 de enero de 2007

El Poder de lo Simple




Las palabras no son las cosas. Pero basta que un marido le diga a su mujer "te voy a dejar por otra más joven" para que ésta se sienta dejada, abandonada, no amada.

Las metaforas logran que nuestra forma de hablar sea de lo más curiosa. "Voy volando","Te esperaré en el cielo", "En un segundo te atiendo", "Lo termino en menos que canta un gallo", "Es una noche negra", "Eres un infierno de mujer". Palabras.

Amo el poder de la superlativa simplificación. Así un amigo, interrogado por su viaje a las ruinas de Grecia y Pompeya, contestó "está todo roto".

Amo ese viejo cuento Zen en que el discípulo pregunta al Maestro "¿Por qué existe el invierno, el infierno, la pobreza, el sufrimiento, la enfermedad, la tristeza, todo lo que es malo?... a lo que el Maestro respondió "Mi perro te contestará". El discípulo sorprendido dijo "no entiendo". El maestro ciego, mientras acariciaba la cabeza del perro pronunció "¡Yo támpoco!".

Simple. Como cuando Humpty Dumpty le contesta a la confundida Alicia "Las palabras quieren decir lo que yo quiero, porque aquí se trata de ¡quien es el amo y se terminó!".

Simple. Hoy es domingo y no lleno el post de atiborrados y ansiosos pensamientos in-ge-nio-sos. No. Me voy a tomar sol y a dormir la siesta. Simple como un círculo.

El mar de palabras nos hace perder la estructura de las cosas, su esencia.

¡Chau!

Andate a caminar o encará finalmente a esa mujer que está buena, o mirá la televisión, o el partido. No es una película ni un libro, es TU vida.

6 comentarios:

  1. Las palabras no son las cosas, pero cuando se dice "Comenzará la nacionalización de empresas", "¡Patria, socialismo, o muerte!!", las bolsas caen...
    Siempre es como dice Humpty-Dumpty... el lenguaje también está regido por la lógica del poder, y ella es siempre "injusta"...

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría que me respondas aquí, donde las cosas están en el contexto adecuado... en lugar de mandarme mails. Gracias!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No Natalia. Si deseas una polémica, deberás iniciarla tú.

    No es asunto mío ganar lectores mediante polémicas "incomprensibles..."

    ResponderEliminar
  4. Yo no deseo una polémica, Víctor. Vos iniciás las polémicas en los mails que me escribís, me extraña que las taches de "incomprensibles".
    De todos modos, es tu derecho elegir no tener polémicas en tus comentarios. Lo respetaré. Te dejaré solamente los elogios, sin esperar respuesta, si opino diferente no comentaré.
    Ahora, por favor, yo no quiero más tu bombardeo de mails. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Natalia:
    Tu quieres que yo publique tus mail privados, que motivaron los mail que te envíé ¿o me estás prohibiendo que te escriba al mail que vos misma proporcionas?.

    Acláramelo, así entiendo de una buena vez lo que te propones.

    No me parece buen argumento un "streap tease" sin gracia alguna...

    Víctor

    ResponderEliminar