martes, 6 de febrero de 2007

¡AMORES QUE MATAN!




N
o existe mejor manera de matar una pasión, que la de permitirla.

En el desarrollo de la vida amorosa el primer objeto de amor son los padres; especialmente en los primeros años de vida. Una vez atravesada esta etapa, se produce un cambio en la relación con nuestros padres; ahora sentimos ternura hacia ellos.

En el “enamoramiento” se sobre estima al sujeto amado; se lo considera único y especial : se ha encontrado la “otra mitad” según la expresión tan popular. Casi como si hubiera algún ser perfecto o Uno completo, que debe ser alcanzado mediante dos (hombre y mujer).

La ceguera del recientemente enamorado, el extravío mental del sujeto bajo esta condición, es muy bien conocido. Al punto que en la materia legal, los jueces y jurados exculpan delitos o atenúan las culpas, hasta la figura legal de “excusa absolutoria” cuando se habla de crímenes pasionales. Una locura permitida.
Es que los juristas y tribunales siguen en este sentido al discurso médico. Durante muchos siglos, se consideró que el amor en grado sumo era patológico, una enfermedad, y como tal no punible sino curable.

Para no caer presa de la “enfermedad del amor” o “mal de amores” (enfermedad llamada Hereos en la medicina de la antigüedad) los sujetos pueden recurrir al viejo truco de sostener solo amores fugaces, pasajeros.

No todo es como parece y bastará citar una breve frase de un libro :
… la ambivalencia (amor-odio) aparece bajo esta forma: te amo porque eres hermoso, porque eres hermosa, pero ¡cuánto lo lamento y cuánto te odio!. Si desaparecieras o fueras a abandonarme, o si no respondieras a mí amor, yo zozobraría en las melancolía… (1)

Por eso no es buena idea "Salvarse por el amor"

En estas relaciones amorosas el objeto de amor suele sustituir al ideal Yo no alcanzado (por eso se lo idealiza.). Se aman en virtud de perfecciones a los que el propio yo ha aspirado y que buscamos procurarnos para satisfacer nuestro narcisismo a través del enamoramiento (el Yo busca un ideal perfección que la ve en el objeto).

El enamoramiento es fascinación, y produce el empobrecimiento del yo que se entrega mansamente al objeto amado. El objeto amado devora al yo en el interior del amante; se produce una restricción del narcisismo del yo y aumenta su auto-humillación.

¡Y si no, piensen en el Cyrano de Bergerac!

El enamoramiento es similar a la hipnósis; se produce la misma sumisión hacia el hipnotizador como al objeto amado, dado que estos ocupan el lugar del ideal del yo; todo lo que es real para el hipnotizador o para el es real para el yo, dado que el ideal del yo se encarga de examinar la realidad.

La diferencia entre amor e hipnosis es que en el enamoramiento la satisfacción sexual se pospone temporalmente, mientras que en la hipnosis no existe.

Las pulsiones sexuales nunca satisfechas, como es el caso de la amistad, producen ligazones muy duraderas porque nunca logran una satisfacción plena, nunca se consuman en lo carnal.

Es que no existe forma más eficaz para matar un deseo o una pasión, que el de permitirlo. Por eso varios años después de la “luna de miel”, poco se mantiene ya de ese arrobamiento inicial… y si no me creen hagan una encuesta entre muchas parejas maduras que se aman, y pregúnteles que les quedó de la “locura” inicial que los hizo unirse.

(1) El Lugar del Amor en el Psicoanálisis, Maurice-Moshé Krajsman, Ediciones Nueva Visión.


3 comentarios:

  1. ¿Por qué hay que matar a a pasión?. Es tan humana como el amor.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Adios Marea:
    El post no dice que "haya que matar" a la pasión.
    Lo que afirma es que la pasión tiene límites, como todo asunto humano.
    Y va más allá, al afirmar que luego de desatar la pasión y de consumarla, con sus goces, esta termina muriendo. Destino idéntico al de la vida humana...

    ResponderEliminar
  3. Me gusta ese cinismo "ciéntifico". No sé que tantas verdades dices, o si no dices ninguna pero mas que creerte prefiero disfutar de la ironía que despides. No sé si para ti eso sea un halago o no, solo se que es disfrutable leerte.
    Saludos desde México

    ResponderEliminar