domingo, 18 de febrero de 2007

VIDAS COMO SHOWS


Lamento comunicarles que Gran Hermano se ha instalado en sus propias vidas.
En esta época los valores impuestos son los del productivismo, eficientismo, “modelización”, inmediatez, el consumo excesivo, el juventudalismo, el delgadismo, el exhibicionismo, en resumen: Apariencias... Consumir - se.

Como afirma el psicoanalista Sergio Rodríguez, “…A los medios cada vez les importa menos informar. Construyen sus noticias, según las exigencias de rankings, shares, targets y rankings minuto a minuto, para ganar en la competencia con los otros y en los beneficios económicos, uno o dos puntos más.”.

Lo mismo hacemos nosotros en los blogs, como ya he manifestado en varios post. ¡Peor aún, lo mismo hacemos con nuestras vidas!

Caída la idea de autoridad, de los padres o del saber. Caídos los valores del trabajo y de la honradez, del ahorro y planeamiento del futuro. Se ha instalado en los últimos años, un discurso técnico-científico (tele visionado y computado) que se fundamenta en una “Yocracia” o “sujetocracia” donde todos somos iguales y somos todos “especiales” al mismo tiempo. “Yo soy la medida de toda las cosas”. ¡O eso creemos!

En nuestra vida no hay otra referencia que nosotros mismos, dentro de un marco donde todo es noticia, urgencia, problema, catástrofe, sucesión infinita de imágenes y sucesos que pasan por nuestras vidas sin dejarnos “nada”… Como Gran Hermano.

Entretenimiento, “farandulización” de la vida cotidiana donde se mezcla lo real con la ficción. La ficción de la televisión, del cine, del espectáculo, del youtube, del blog, del sexo virtual, del mail. Cultura donde “todo es posible”, donde se mezclan nuestros sentimientos (cuando los tenemos) con la exageración propia de cualquier espectáculo.

Ahora hasta los que mueren saben “como morir”.

Extrañamiento y alejamiento de nuestra propia naturaleza. Amar con profiláctico, ¿Bañarse con piloto impermeable?.

Imposibilidad de construir una historia personal rica en recuerdos, en lazos duraderos, en amores que construyan; solo Aquí y Ahora y Rápido. Superficial.

El show, el espectáculo, no necesita de pensamiento, de reflexión, de recuerdo, de compasión, de sentimientos, solo hay que saber “hacerlo bien”. Actuar hasta el infinito… hacer bien la parte. ¿Lo Importante?... el publico, la audiencia, los lectores, el aplauso...

En eso está la cultura occidental, no digo que todos personalmente lo estén. Así está todo lo que nos rodea.


3 comentarios:

  1. ... Con una sola palabra se puede decir todos los secretos del universo. Aunque los hay que limitados todavía por su mente, quienes tiene que utilizar otras cuantas mas... :P

    La compasión no es un asunto de religión. Es un asunto humano. No es un lujo, es esencial para la supervivencia.

    ...lo difícil es dar con una palabra que despierte al ser humano hipnotizado. Antes bastaba con un chasquido y ... ¿ahora?

    ResponderEliminar
  2. Cierto lo de la "yocracia", y el problema es presisamente ese, todo lo que nos rodea es así, y como en toda cultura o sociedad eso se absorbe o se vive en el rechazo. Un paso nada mas hacia las verdades ciencio-ficticias que grandes autores como Huxley, Orwel o Bradbury nos han mostrado, así mismo necesitamos esos salvajes o diferentes que guíen un reencuentro con nosotros mismos como sociedad occidental.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Sí, tienes razón, pero quizá no es sólo por un deseo de "espectaculo personal" o de mero "yoísmo", no digo que no es solamente eso; sino a veces también una decepción. Trabajas duro para conseguir algo, para fundamentar una relación o un una empresa, o un proyecto, y casi siempre resulta ser un fiasco. Digo casi siempre, en realidad no lo sé, pero tal vez por eso la necesidad de acercarte a alguien aunque este mas lejos que nadie, porque sino funciona no te mata, la cercania es peor, y entre mas ilusionante y real paresca algo mas desilusionante resulta al final, o no?

    ResponderEliminar