sábado, 2 de junio de 2007

El Mensaje de los Sueños


Los sueños son un "encuentro personal", una aventura que se desarrolla alrededor del sueño.
Nunca se presentan dos sueños iguales, el sueño es siempre único diciéndonos algo importante sobre nosotros mismos y lo que nos rodea, llega en el momento más oportuno. Un mensaje que llega como viajero en un momento dado, en una noche especial, trayendo un sentimiento preciso para el soñador. Al despertar es muy probable que después de la primer confusión por somnolencia o con el desayuno algo se haya aclarado, que algo nuevo se haya comprendido; de ahí que por la mañana o al mediodía uno diga "estuve pensando mejor lo que ...y me di cuenta que"...es probable que esa persona no haya pensado nada. Lo seguro es que después de una buena noche de sueño tenga otra respuesta más; no magnífica ni teatral, sino práctica para su mejor comprensión de las cosas. El viejo dicho de "consultarlo con la almohada" es demasiado claro para comentarlo.

LO QUE PUEDE AYUDARNOS DESPUÉS DE UN SUEÑO :

* Contarlo a una persona cercana o anotarlo mientras todavía nos acordamos porque el sueño actúa como los hábitos, son eficaces aunque no sepamos como.

* Tratar de recordarlo con optimismo recordando lo que nos pasó el día anterior o con nuestra vida habitual. Tan importante como el sueño que tuvimos es la recepción personal que le damos : el relato o narración de lo que fue ese sueño, que a veces puede invertir una pesadilla y volverla algo que nos ayude a vivir ese día con mayor aceptación de nuestra persona.

Las especies de animales, plantas y flores de la tierra, tal como nuestros sueños no son extraordinarios, sobrenaturales, ni nada por el estilo. Puede ahora parecernos que ocurren cosas sin explicación, que nos desconciertan. La naturaleza es exuberante. Y es así. Aunque no sorprendían al hombre primitivo, ni a los animales. Por lo tanto, el sueño es como una de esas plantas o flores con aroma que no percibimos del todo, pero actúa con eficacia; es algo que nace de nosotros, pero que no estamos a la altura de "crear", ni de reproducir: el sueño es nuestro cotidiano descubrimiento, nuestra maravilla.

Los Antiguos no iban a cazar cuando tenían pesadillas ó malos sueños, no iban a pescar cuando había "malos augurios", sus sueños no eran premonitorios quizás, pero les permitían "saber" que ese día, ellos no tenían la predisposición psicológica o física necesaria para cazar algo; su propia experiencia les indicaba que sin las "ganas" de cazar no tendrían éxito, o que correrían peligros inútiles. En la práctica no se equivocaban. Hay que tener ciertas sustancias hormonales elevadas para pasarse alerta varias noches, y conseguir el alimento que se precisaba. Si no, mejor ni salir. No es bueno quedarse dormido en la oscuridad y en un ambiente hostil. Ellos lo sabían.

¿Aprenderemos nosotros a "escuchar" a nuestro cuerpo y mente?



2 comentarios:

  1. ¿Y que pasa con los sueños lucidos? aquellos en sabes que estas soñando. ¿Estos actuan de una manera distinta?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. umm fijate que te creo, tu eres experto en esto, pero... si creo que de vez en cuando hay algo de sobrenatural en los sueños, buneo quiza no debes en cuando, porque no creo q todas las personas experimenten ese tipo de sueños, pero si creo mas bien que algunas veces asi es. Otra cosa es que a veces los sueños son muy molestos, nada mas como retazos de algo, como mosquitos aislados pero muchos, como muchas hormigas en que trabajan cada quien por su lado, y eso pues no hayo como asirlo, ni si quiera hay manera de contarlo, ultimamente he soñado asi, y me enoja! jaja no me gusta que mis sueños no tengan ni siquiera una imagen agradable o coherente; no que siempre tengan que ser "logicos" esto no tiene nada que ver con lo logico, sino que por lo menos haya algo asible para recordar...

    jaja quiere usted darme una cita a su consultorio, estoy peleada con mis sueños, jajaja un abrazo.

    ResponderEliminar