Actualidad

Loading...

viernes, 1 de junio de 2007

¿QUE NOS DICEN LOS SUEÑOS?


LOS SUEÑOS.


¿QUE NOS DICEN LOS SUEÑOS?

Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María, tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.
San Mateo, Cap. 1, 20.

En la sociedad moderna, tecnológica y racionalmente orientada, los sueños suelen ser poco tenidos en cuenta, salvo por disciplinas como el psicoanálisis y otras similares. No siempre ha sido así. A través de los siglos los sueños han jugado un rol importante en la vida de personas y sociedades. En la antigüedad se les otorgaba un significado determinado que no tenía que ver necesariamente con la vida del que soñaba: tenían que ver con sus mitologías y sus dioses, con su cultura ó su fertilidad. Se les otorgó un poder profético vinculado con la salud por ejemplo que aún se utiliza hoy en día, como por ejemplo "soñar con la muerte de alguien le prolonga la vida y la salud" creencia egipcia antigua. También de adivinación, premonición del futuro, de mensajes del más allá, de un alto contenido religioso (Los sueños del Faraón: Génesis, Cap. 41), y ha formado parte de cuentos populares (Brunilda, La Bella Durmiente), de la literatura universal como el famoso monólogo "Ser o no Ser" (en Hamlet de W. Shakespeare) o leyendas, historias trasmitidas boca-a-boca. Aristóteles mismo creía que eran parte de la naturaleza y por lo tanto exclusividad de los demonios, pero también sabía que los sueños pueden revelar enfermedades a los médicos.
Intuitivamente, el hombre siempre creyó que los sueños tenían "Poder" sobre su persona lo que tenía que ver con su concepción del mundo que era de tipo mágica. No fue casualidad tampoco que la psicología del siglo XX, en particular Sigmund Freud y Carl Gustav Jung hayan dado tanta importancia a los mismos; importancia que luego le darían la psiquiatría, la neurología, la psiconeuroendocrinologia y la medicina del sueño. Lo intuitivo, por alguna razón, siempre precede a su demostración científica. Desde nuestra más tierna infancia escuchamos temas y poemas vinculados con los sueños:

"Que sueñes con los angelitos"
Mamá


Vuestra casa es un gran cuerpo, el vuestro.

Crece en el sol y duerme en la quietud
de la noche, y siempre sueña.

¿No es cierto que sueña? ¿Y que al soñar,
abandona la ciudad por el bosque o
la colina?

Khalil Gibrán
El Profeta.






LOS SUEÑOS EN LA ACTUALIDAD

Los sueños se nos manifiestan sin ningún sentido común. En ellos todo es posible, los vivos conviven con muertos, hablamos con nuestros actores favoritos, de pronto estamos en un terremoto o en el salón de los espejos de una feria de diversiones; son una mezcla de personajes, situaciones, épocas de nuestra vida : niñez, adultez, vejez; afectos, pena, amor, pánico, sin que tengan algún sentido racional. ¿Por qué? En breve síntesis según S. Freud los sueños son la "vía regia al inconciente" personal y singular influido por sucesos de los días anteriores cuyas leyes son la temporalidad, el proceso primario, la condensación y el desplazamiento y los símbolos. A partir de la narración de un sueño por parte de un sujeto o contenido "manifiesto del sueño" se inicia un método mediante la interpretación de lo que asocia libremente o lo que vincula con el sueño para llegar al contenido "latente" que representa las fantasías y deseos reprimidos que se rigen mediante las leyes mencionadas antes. (1) La temporalidad del inconsciente alude al hecho que el inconsciente humano no registra el paso del tiempo, y de ahí que soñemos con situaciones ocurridas muchos años atrás o con afectos que no se corresponden en forma directa con lo vivenciado en la actualidad sino a nuestro pasado más otros elementos del presente. En la condensación (2) el mecanismo es el de reunir diferentes elementos internos, afectos diversos en uno solo, épocas, personas que son una suma de varias personas, cuerpo de hombre y cabeza de la primera novia por ejemplo, hechos que son varias situaciones al mismo tiempo, cuerpo de mujer seductora con el carácter de alguien abusador, ocurridas ahora o antes que pueden o no tener una estructura común. (3) El desplazamiento alude a la separación existente entre el afecto, como ternura o rabia de la representación de su fuente, así por ejemplo se puede soñar con animales domésticos que hacen daño, que aterrorizan, cuando en verdad esa fantasía corresponde al sentimiento desarrollado hacia una o varias personas dadas. Los puntos 2) y 3) no son exclusivos de los sueños.
Con la debida interpretación psicoanalítica de lo que narra la persona se podría acceder a los contenidos y deseos reprimidos, que también se manifiestan en lapsus, chistes, y síntomas neuróticos. En los niños el proceso es más sencillo, si un niño ve un plato de frutillas durante el día soñara que come gran cantidad de esas frutas con gran fidelidad. En principio es una mera "satisfacción de deseos" directa. Los símbolos en los sueños suelen no ser tan evidentes aunque se coincide que todo los elementos punzantes, alargados o tipo tornillo "macho" son de carácter masculino y los cóncavos o de tipo recipiente, tuerca, tazas, jarras, son del tipo femenino.

Para Carl Gustav Jung los sueños serían expresiones reductibles con el método psicoanalítico pero además y muy importante, como manifiesta él mismo en sus escritos... "Formas o imágenes de una naturaleza colectiva (inconsciente colectivo) que toman lugar en toda la tierra que constituyen el mito y que al mismo tiempo son productos autóctonos e individuales de origen inconsciente". Significa que Jung piensa que hay "tipos" ó "arquetipos" humanos de tipo evolutivo o genético que están presentes desde el primer hombre, registrando en forma inconsciente todo lo acontecido... Como una especie de "memoria colectiva" que nos informa de sucesos importantes para la especie.

Para la neuro-fisología el sueño REM en que se efectúa la actividad onírica, se produce un área de regeneración de los procesos mentales, como fijación de la atención, memoria, consolidación de aprendizajes, estabilización del humor y del estado de ánimo. Quizás por eso durante el sueño REM aumenta en un 16 % el metabolismo de la glucosa cerebral, que es el principal combustible para el cerebro. Dicho de otra forma, la memoria, por ejemplo es la capacidad que tenemos los seres humanos para evocar los sucesos cuando sea necesario.
Durante el sueño se produce la consolidación del aprendizaje, imprescindible para luego evocarlo. Entonces casi por corolario la privación del sueño provoca una menor recuperación física, cansancio y somnolencia, menores ganas de comenzar un nuevo día, irritabilidad, ojos rojos, las típicas "ojeras”, alteraciones por olvidos o distracciones, o alteraciones de la memoria si prefieren, falta de atención, la "cabeza en otro lado" o en "blanco", se cometen errores tontos,... o no tanto, se acumula exceso de fatiga, con todas las consecuencias imaginables.


Olvidamos lo que somos, luego la naturaleza nos sorprende más que al hombre primitivo. La fase del dormir en que se producen los sueños constituye una de las pocas posibilidades para recuperar una visión mas espontánea de nosotros mismos como parte de la naturaleza. Cuando soñamos "trabajamos" pero también en cierta forma recuperamos a nuestro auténtico "niño" interno. Durante los sueños nuestro cerebro descarta los materiales inútiles, cierra conclusiones, resume acontecimientos vividos durante el día , consolida aprendizajes, ayuda a la memoria, crea nuevas estrategias, nos hace comprender lo que se observó y lo re-significa, en resumen nos permite aprender. Tampoco significa que Ya conozcamos todas sus funciones, pero algún día lo haremos.


1 comentario:

  1. Tu crees que algun día lo haremos? no sé, me gusta soñar, odio la pesadilla obviamente, oyes música en ellas? yo a veces cuando empiezo a escuchar musica de terror en mis sueños sé que es momento de "cambiar el canal", me gustan los sueños eroticones, y tambien esos donde todo es tan loco que se vuelve divertido, y bueno, esta bien que ademas de todo sirvan para algo no?

    ResponderEliminar